Miriam | Moda senior

Miriam Tovías. 64 años. Barcelonesa de origen judío. Se declara agnóstica. Viuda con 2 hijas. Durante su juventud trabajó en cine. En los últimos 20 años ha trabajado en RRHH. Sus perros tienen siempre nombres preciosos: Colette y Ámbar. De pequeña odiaba las lentejas. Ahora le gustan.

Miriam Tovías, año 2020

Descríbeme la moda a través de tu armario.

Suelo tener ropa atemporal y muy cómoda. Esto responde a mi forma de ver el mundo, mis valores y la ideología que tengo.

Me gustan las texturas nobles como la lana virgen, el algodón puro, el lino o el hilo en verano. Cuido muchos los colores también. Uso, sobre todo, colores tierra. En los últimos años, al hacerme mayor, utilizo colores más claros y el color rojo para resaltar mi piel.

Aparte, algo que no había hecho prácticamente en mi vida y que sí hago ahora es maquillarme o adornarme con pendientes -no excesivamente largos.

En cuanto a los pantalones, suelen ser cómodos, no ajustados a la pierna, faldas midi y un zapato siempre relativamente plano (más al hacerme mayor) y, sobre todo, muy cómodo.

¿La edad te coarta a la hora de vestir?

Bueno, yo admito la edad que tengo. No me coarta a la hora de vestir, pero sí que creo que hay ropa que, al hacerme mayor, ya no cuadra con mi edad.

¿Ha cambiado tu forma de vestir al hacerte mayor?

Cuando era joven, por ejemplo, no tenía pechos y me ponía jerséis anchos para que no vieran que no tengo pecho y ahora que me he hecho mayor llevo jerséis anchos para que no vean que tengo barriga. La edad no perdona.

¿Crees que la industria de la moda se centra sobre todo en la moda juvenil?

Sí, durante muchos años era muy difícil encontrar ropa para mujeres de 50 para arriba. Hoy en día es menos difícil, ya que hay mucha más oferta. Además, antes las mujeres tenían que vestir de una manera muy concreta. En cambio, ahora hay muchas más opciones.

¿Crees que los cánones estéticos de la sociedad empiezan a aceptar el paso de los años en la mujer o sigue habiendo estigma alrededor de las arrugas o las canas, por ejemplo?

Por suerte, desde hace unos cinco años aproximadamente, podríamos decir que ha triunfado la reivindicación de las canas en la mujer. Considero también que aquel eslogan de Adolfo Domínguez de que “la arruga es bella” ha llegado también al físico de las mujeres.

Yo hace dos años que me he dejado el pelo blanco, por ejemplo. A partir de eso me maquillo más para dar un toque más alegre al look, pero creo que las arrugas de mi cara, de mis manos o de mi cuello, en cierta manera forman parte de la vida. Yo vivo la vejez como la suma de mis experiencias y vivencias. No hay que esconderlas, hay que reivindicarlas.

¿Compras a través de internet o es un medio desconocido para ti?

Internet a nivel de compra podría decir que sí, que aun es un medio desconocido para mí. Todavía soy de esas personas que necesito probarme aquello que compro y necesito tocar las texturas de las prendas, ya sean zapatos, gafas, ropa… Soy una mujer que compra rápido y cuando lo necesito.

Antes el tacón era un complemento imprescindible para la mujer, sobre todo, en la mujer ejecutiva. En los últimos años se ha reivindicado la comodidad. ¿Cómo has vivido este cambio?

La verdad es que lo he celebrado. Celebro que al fin no tengamos que llevar un zapato alto. Al final lo único que nos daba era dolor de espalda y de pies. Hoy en día hay un zapato plano, cómodo y bonito que no nos hace sufrir. Se ha acabado aquello de que “para ser bella hay que sufrir”, una frase que te decían mucho de jovencita.

Cada vez se ven más modelos mayores tanto en pasarelas, anuncios o revistas. ¿Crees que es una tendencia al alza?

Sí, porque yo creo que cada vez se va a escuchar más a las personas senior, tanto hombres como mujeres. Durante unos años parecía que lo único que valía y prevalecía en esta sociedad era la juventud: los jóvenes tenían que ser jóvenes y los mayores tenían que ser jóvenes también. Esto se ha acabado.

Creo también que en estos momentos debemos diferenciar entre una tercera edad y una cuarta edad. Hoy en día hay toda una generación, la del baby boom, que ahora cuenta entre 60 y 75 años que está muy bien de salud tanto física, como mental. Somos una generación que tenemos muchas historias que contar y muchas ganas de vivir. La medicina ha hecho milagros, en este sentido.

¿Crees que el movimiento feminista ha tenido influencia en estos cambios que hemos comentado a lo largo de la entrevista?

Muchas mujeres de mi generación hemos luchado por las libertades. En los últimos años, otras mujeres han tomado el relevo en esa lucha y están consiguiendo grandes cambios. Además, lo que más me gusta del movimiento feminista es que es un movimiento transversal.

Por último, ¿te atreves a enviarnos una foto tuya de joven? ¿Qué puedes explicarnos de esta chica que sale en la foto que es una antigua versión tuya?

Era una chica con muchas ganas de comerse el mundo. Reivindicaba la libertad individual, libertad como mujer y la lucha por la justicia social.

Miriam Tovías, año 1982

Beatriz Solivellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s