Ximena Corcuera: moda con intención

Durante el confinamiento retomé mis estudios de inglés gracias a una aplicación online. Mi profesor es de Reino Unido, él vive en Colombia y yo en España. La distancia física no ha impedido que podamos comunicarnos. Este hecho anecdótico nos hubiera parecido digno de una película futurista de los 80 hace unos años. Sin embargo, hoy en día es una realidad más que asentada, que durante la crisis del Covid-19, nos ha permitido mantener el contacto con nuestros seres queridos, continuar desempeñando reuniones de trabajo o impartir clases en colegios.

Los últimos meses han sido raros en todos los sentidos. Un agotamiento emocional permea el ambiente y la incertidumbre de lo que pasará crece día a día. Por eso, agradezco cada conversación que he tenido en Moda de sofá. Me gusta pensar que he creado una herramienta de diálogo, no con artistas, sino con personas apasionadas que tienen historias emocionantes que contar. Es esa pasión la que me insufla esperanza y me inspira a seguir creando contenido de valor para el blog.

Al comienzo del post hablaba de cómo la tecnología hace posibles encuentros entre personas, independientemente de la zona geográfica. Uno de los encuentros más gratos lo tuve desde México con Ximena Corcuera, una diseñadora de moda cuya trayectoria dinámica la ha convertido en una artista multifacética que no tiene miedo de romper las normas establecidas.

Ximena Corcuera con una pieza de su última colección fabricada a partir de telas de seda de Tailandia

Cosmopolita hasta la médula, Ximena ha estudiado en México, Madrid y París. En sus inicios trabajó como becaría en Ágata Ruiz de la Prada y, más adelante, entró en Work Experience Fashion, donde accedió a la parte más experimental de la moda.

Durante la época en la que estuvo allí, pudo vivir en primera persona propuestas de diseño muy abiertas de mente y conocer en profundidad el tema de la sostenibilidad en la moda. Tal y como comenta: “A partir de ahí tuve la oportunidad de llevar a cabo una investigación de manera autodidáctica: tesis, libros, vídeos, documentales… me nutrí de diferentes fuentes con lo que finalmente pude impartir un Workshop para WEF y una masterclass sobre moda sostenible con esta empresa en el DIMAD, La Central de Diseño de Madrid

Un tiempo más tarde empezó a trabajar para Disney Latinoamérica a través de Leo BMS, entonces rama encargada del mercado para joven adulto a nivel Latinoamérica, en dónde se inició como gerente creativa para Chile, Argentina y el mercado de lujo para LATAM, y dónde en su último año estuvo como Directora Regional. De esta experiencia, Corcuera explica que “fue un proceso muy enriquecedor, Disney es un imperio donde aprendes mucho. […] agradezco cada experiencia de trabajo, todas han tenido una razón de ser y una gran función en mi camino, hoy forman parte de mi visión cómo artista, diseñadora y emprendedora”.  

A través de Leo BMS, tuvo la oportunidad de sumarse como diseñadora a la celebración del 90 aniversario de Mickey Mouse. La figura de este icónico personaje fue un punto de partida para trabajar en un concepto y un planteamiento estético basado en la inclusión en Latinoamérica como una comunidad sin fronteras.

Y es que Ximena dice de ella misma que hace moda con intención. Según explica, creció en un entorno con una gran influencia cultural, que le proporcionó una visión más artística: “Para mí la moda fue un camino para encontrar un lenguaje en el que desarrollar mi visión. La ropa es un medio para conectar una idea con alguien, lo que desde mi punto de vista tiene mucha fuerza”.  

Cuando decidió entrar en el proyecto de Mickey, empezó a reflexionar: “Debido al funcionamiento actual de la sociedad y el contexto en el que vivimos en donde estamos inmersos en un mundo globalizado, el concepto de “Identidad” ha ido mutando.  Hoy en día, ya no hay solo un sentimiento de identidad nada más vinculado a tu país, sino que cargamos con un conjunto de referencias culturales que identificamos con nuestra historia personal y que llevamos a una estética particular. Parte del reto fue llevar el concepto del proyecto hacia un contexto Latinoamericano, por lo que mi investigación se centró en la idea de borrar fronteras; si las fronteras no existieran entre Latinoamérica, cómo se vería reflejada esta gran masa cultural? Con esto en mente busqué puntos de encuentro entre diferentes países y sus poblaciones indígenas en cuanto a colores, texturas, cosmovisión, su visión sobre la religión, la naturaleza, su relación con el tatuaje… para llevarlas a una colección que reflejara una comunidad sin fronteras. 

La realidad es que en Latinoamérica hay una situación de etnias y pueblos que es muy característica. Hice un estudio sobre distintos países y busqué puntos de encuentro de colores, de cosmovisión, de cómo ven la religión, la naturaleza, su relación con el tatuaje… A partir de esos puntos de encuentro hice una traducción estética de todo eso que yo había encontrado.

Ese mismo mecanismo es más o menos el que uso en todas las historias detrás de mis colecciones. El objetivo final de mi marca es transmitir que la moda no solo es ropa bonita, un símbolo de estatus o de pertenencia social, sino también un lenguaje: la moda nos da la oportunidad de externar lo que somos, de compartir sentimientos, de vivir experiencias, de contar historias y habitarlas”.  

Ximena Corcuera tiene una marca homónima desde hace poco más de un año. No trabaja por temporadas, sino por proyectos culturales o de investigación. Una de las partes fundamentales de su trabajo son las colaboraciones multidisciplinares. En la entrevista me explica que ella es de la visión de que en comunidad se pueden llegar a crear proyectos mucho más grandes. Señala: “Siempre que se está abierto a compartir lo que uno sabe y a recibir de los demás, se generan sinergias”. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en el proyecto de Mickey, donde trabajó junto con una antropóloga e historiadora social, experta en textil indígena. Juntas realizaron un minidocumental:

Minidocumental sobre el proyecto de inclusión de Mickey, Disney Latinoamérica

En cuanto a la marca, a veces crea piezas para exposición y exhibición y otras que están más orientadas a la venta y el consumidor final. De hecho, hay un suéter de colores en Instagram que es de esa colección y sí que está a la venta.

Respecto a sostenibilidad en su marca, comenta: “Yo no me he centrado en integrar materiales naturales como bambú, caña, lino… porque hay un tema de proveeduría distinto y difícil de conseguir en México. […] Yo me he enfocado más en la parte de comercio justo, equidad de genero, integrar procesos artesanales, trabajar con proveedores nacionales, pequeña producción y, obviamente, prendas que sean durables, bajo la visión de slow fashion y la creación de comunidad, colaboraciones y alianzas”.

Jersey a la venta de la colección sobre inclusión en Latinoamérica a través del icono de Mickey

Este año están trabajando la reestructura de la marca para enfocarse en un modelo de negocio en el que se haga una reducción muy considerable de los desechos de producción; con la idea de que, entre las líneas de producto, se genere un sistema basado en el aprovechamiento máximo y la optimización de los recursos. Esta idea está íntimamente relacionada con el upcycling, sistema al cual Ximena dedicó un curso en Domestika. De dicha experiencia, comenta: “Son cursos que sirven para que la gente entienda el panorama general de la moda desde la perspectiva de diferentes soluciones de diseño que se puedan abarcar”.

A la pregunta sobre si seríamos capaces de generar una industria de la moda basada en la sostenibilidad respondía: “Justo ayer estaba en unas conferencias donde una chica decía que la sostenibilidad es negocio, no porque creamos que es bueno, sino porque la sostenibilidad nos ofrece la posibilidad de reconstruir la industria de una manera inteligente, en la que podamos crear impactos positivos y podamos mantener la continuidad de los negocios, la sostenibilidad no es sólo un camino para mejorar, sino una gran estrategia de negocio. […] Creo que estamos ante un cambio de pensamiento en la industria de la moda, inclusive en el consumidor. Van a empezar a establecerse diálogos entre gobiernos, fabricantes, empresas, creadores y consumidores que propongan, acepten y exijan”.  

Jersey hecho a partir de materiales reciclados, técnica upcycling

Para acabar la entrevista con buen humor, le pedí que nos contara una anécdota relacionada con su trabajo. El resultado fue el siguiente:

“Cuando trabajaba en Disney y llegaban las muestras yo me lo probaba todo: disfraz de Frozen, pijama de Star Wars, ¡todo! Una vez, yo no sabía que iba a haber una junta con un señor que tenía un puesto directivo en la región de Latinoamérica. Mi escritorio estaba al lado de la oficina de juntas que era todo de cristal y, de repente, salgo de ahí porque le quería enseñar a mi jefa mi outfit. Y, ¿cómo salí? Con botitas, unos shorts, un traje de baño encima, una mochila inflada de los 90, unas orejas de Mini… Mi jefa y el señor importante me hicieron meterme en la sala de juntas así disfrazada y modelarles el look completo. Una vergüenza total, pero me daba igual. Ya al final hasta me agarró cariño”.

Beatriz Solivellas

Instagram: https://www.instagram.com/ximena.corcuera_official/

Facebook: https://www.facebook.com/ximena.corcueraofficial/

Punto de venta: https://www.amazon.com.mx/handmade/ximenacorcuera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s